domingo, 24 de julio de 2011

MANGLAR

 La costa Pacífica costarricense tiene más 1160 km extensión y se caracteriza por poseer numerosos accidentes geográficos, entre ellos los golfos, deltas, ensenadas y bahías, formaciones que favorecen el desarrollo de los manglares. En total, son más de 80 manglares los que se encuentran en Costa Rica  lo que hasta hace poco representaba un total de 41 002 ha. De ellas el 99% se concentra en el Pacífico y el 1% restante en el Caribe. Costa Rica posee aproximadamente el 0,002% de los manglares del planeta. Actualmente, por observaciones personales se reporta un total de 127 manglares.
 En el Pacífico existen manglares desde Bahía Salinas hasta el Golfo Dulce, con numerosas forma- ciones de manglar localizadas en el Golfo de Nicoya y la más extensa del país ubicada en el delta de los ríos Térraba y Sierpe. Se divide a los manglares del Pacífico costarricense según su localización en tres regiones climáticas: Pacífico Norte, Pacífico Central y Pacífico Sur.

MANGLAR TÉRRABA-SIERPE

 El Pacífico Norte se extiende desde la frontera con Nicaragua hasta el Norte de Tivives y se destacan dos subregiones importantes: zona norte de Tamarindo y parte interna del Golfo de Nicoya, y la otra subregión que se ubica en la parte sur de la Península de Nicoya hasta el sur de la Ciudad de Puntarenas. Algunos de los manglares más importantes descritos para la región son: Puerto Soley, Santa Rosa, Estero Panamá, Tamarindo y Pochote. En el sector interno del Golfo de Nicoya se ubican manglares como los de Isla Chira, Tempisque-Bebedero, Jicaral, y Punta Morales.
 El Pacífico Central es considerado como una zona de transición, y en ella se encuentra el manglar de Tivives, uno de los manglares más estudiados del Pacífico costarricense. En el Pacífico Sur se ubican entre otros, los manglares de Golfito y el manglar de Térraba-Sierpe. Este último es el más extenso del país, con un área mayor a 16 000 ha lo que representa casi el 40% de la totalidad de los manglares de Costa Rica.
 Por otra parte, en el Caribe costarricense se reporta la existencia de tres manglares: Moin, Cahuita y Gandoca, siendo esta última la formación de manglar más importante.

El manglar o Bosque de Manglar es la culminación de una sucesión ecológica en que dos ambientes físicos (marino y terrestre) interactúan con sus elementos bióticos (con vida) y abióticos (sin vida) logrando un equilibrio entre sus componentes.

MANGLAR

HUMEDALES

LOCALIZACIÓN DE LOS MANGLARES

 En la costa Pacífica, el número de especies tradicionalmente reconocidas como manglares son 7 (4 familias): Rhizophora mangle (Mangle gateador o caballero), R. Racemosa (Mangle rojo), R. harri- sonii, Avicennia germinans (Mangle negro o Palo de sal), A. bicolor, Laguncularia racemosa (mangle blanco o mangle mariquita) y Pelliciera rhizophorae (Mangle Piñuela). En general a este tipo de vegetación se le denomina vegetación nuclear y su distribución está restringida a zonas con influencia del agua de mar,por lo que estas representan a las especies que presentan adaptaciones especiales para vivir en ambientes salobres y con influencia de la marea. Adaptaciones que se hacen patentes en el aspecto de sus raíces, hojas y propágulos. En Costa Rica existen más de 20 especies con este tipo de adaptaciones, las cuales pueden ser árboles, arbustos, helechos y hierbas. Alrededor de estas especies se encuentra otro tipo de vegetación denominada vegetación marginal, la cual no es exclusiva de los ecosistemas de manglar, tal como las epífitas, lianas y helechos. Otro tipo de especies que se encuentran en estos ecosistemas representan a la vegetación marginal facultativa. Estas son aproximadamente 19 especies y sólo ocasionalmente se encuentran asociadas al manglar, por lo que no presentan ninguna característica propia de la vegetación de este ambiente costero. También pueden ser árboles, arbustos, hierbas, lianas o palmas.
 Al igual que para el resto de los manglares del mundo, la distribución y el desarrollo estructural de las especies de manglar en Costa Rica se encuentra íntimamente ligada a las característica.
 En la subregión del Pacífico Norte costarricense se presenta el clima típico de la zona de Gua- nacaste, con una estación seca y muy prolongada y una precipitación de entre 1500 a 2000 mm anuales. En esta subregión se ubican manglares poco desarrollados pero con características muy particulares como lo son los manglares de Bahía Salinas. Estos manglares deben de sobrevivir en condiciones de aridez y altos niveles de salinidad en el suelo. La altura promedio de los árboles es de 17,33 m.
En las zonas más áridas la altura máxima de A.germinans es de 5 m, y existen individuos adultos que llegan a medir menos de 50 cm de altura. En estas zonas el número promedio de especies de manglar que se pueden encontrar es de 3 especies, aunque en general es posible hallar todas las especies de manglar del país, excepto P. rhizophorae. Estas, junto con las especies de la vegetación marginal, suman un total de 33 encontradas en este sector.

AVICENNIA GERMINANS
(Mangle negro)

Más hacia el sur está la zona del Golfo de Nicoya. Esta región favorece la formación de manglares debido a que ofrece protección contra el oleaje y condiciones hidrológicas locales caracterizadas por la presencia de agua dulce y corrientes de aguas superficiales. La escorrentía de agua dulce proviene principalmente de los ríos que desembocan en la zona, como el río Tempisque. Así mismo, la gran cantidad de sedimentos limo-arcillosos que son depositados a través de estos ríos en la zona costera favorecen a las formaciones de manglar. El Golfo de Nicoya presenta más de 20 manglares que cubren aproximadamente 112 Km de la línea de costa, lo cual representa alrededor de 15 176 ha de bosque de manglar. La vegetación dominante en la zona está representada por R. mangle, R. racemosa, A. germinans y A. bicolor. El tamaño promedio de los árboles no es muy diferente a los de la subregión ubicada más hacia el norte. Al igual que en el caso anterior, en aquellos sitios donde la salinidad del suelo es muy alta (e.g., salitrales), los árboles crecen en forma de arbustos muy pequeños. Adicionalmente, esta es la zona que presenta menor desarrollo estructural de toda la costa Pacífica del país.

RHIZOPHORA MANGLE
(Mangle rojo)

En la parte interna del golfo encontramos quizás la extensión más importante de rodal de L. race- mosa del país. Esta se ubica en la formación Tempisque-Bebedero. Así mismo, se observa la especie P. rhizophorae la cual es típica de sitios con amplia escorrentía de agua dulce.
 El Pacífico Central presenta una estación seca moderada y una precipitación anual que va desde los 1637 mm en Tivives hasta 2995 mm en Parrita. Esta zona además presenta ríos con caudales mayores a los del Pacífico Norte los cuales, con excepción del río Tempisque, tienden a secarse durante la estación seca. Los manglares de la zona, representados principalmente por el manglar de Tivives y el de Damas, presentan alturas superiores a la de la ma- yoría de los manglares del Pacífico Norte . En general esta zona representa el límite norte de la distribución de muchas especies de manglar restringidas a formaciones más diversas de la región lluviosa de la costa Pacífica, por lo que se pueden encontrar todas las especies de manglar presentes en el país. Al sumar todas las especies de vegetación nuclear y marginal, son más de 40 las especies las que se presentan en este sector.

MANGLAR DE TIVIVES

El Pacífico Sur, por otra parte, se caracteriza por tener una precipitación anual que va desde los 3676 mm en Palmar Norte hasta los 4256 mm en Golfito, siendo la zona con mayor pluviosidad. Adicionalmente, sus ríos presentan caudales permanentes durante todo el año por lo que, a diferencia de los manglares anteriores, las salinidades del suelo son menores que las del agua de mar y no aumentan tierra adentro. Este es un factor importante que hace que esta zona presente los mayores desarrollos estructurales y los mangles más altos, alcanzando tamaños de hasta 30 m de altura. Debido a que no existen marcados gradientes de salinidad, en estos manglares no existe realmente un patrón definido en la distribución de las especies. En cuanto a la diversidad de especies típicas de manglar, esta es un tanto distinta de las dos regiones anteriores ya que P. rhizophorae tiende a formar bosques muy desarrollados, situación que no se observa en ningún otro manglar del Pacífico Norte o Central . Además A. bicolor, especie de zonas más secas, es poco común en los manglares del Pacífico Sur. La vegetación típica tiende a mezclarse con la vegetación marginal y el número de especies de la vegetación marginal facultativa es casi el doble de la observada en el Pacífico Norte. El manglar que mejor representa estas condiciones es el de Térraba-Sierpe. Este es el más estudiado de la zona, principalmente debido a su importancia como humedal RAMSAR y por ser el más extenso del país con 17 736 ha .

PELLICIERA RHIZOPHORAE
(Mangle té)

En el Caribe costarricense la precipitación oscila entre los 2500 y los 3100 mm anuales. En él se han reconocido tres formaciones de manglar, aunque para algunos la formación de Cahuita no se incluye dentro de las áreas de manglar. La más extensa e importante es la de la Laguna de Gandoca, ubicada en el Refugio de Vida Silvestre Gandoca Manzanillo. La otra, menos extensa, se ubica en Moín, Limón. Estas dos formaciones son distintas, pues la de Gandoca Manzanillo se caracteriza por rodear a un sistema lagunar, mientras que la de Moín es más bien una formación riverina. En el caso particular de la riqueza de especies de manglar, se ha registrado la presencia de 3 especies típicas de manglar: R. mangle, A. germinans y L. racemosa. Estas especies se encuentran rodeadas por algunas otras plantas características de la vegetación marginal como lo son Conocarpus erectus y los helechos Acrostichum aureum y Acrostichum danaefolium, especies también presentes en los manglares del Pacífico. En el caso particular del manglar de Moín, el bosque está dominado por Pterocarpus officinalis, una especie considerada como vegetación marginal facultativa en los bosques de manglar del Pacífico.
 El manglar de Gandoca, está protegido por el Refugio Nacional de Vida Silvestre Gandoca-Man- zanillo, Caribe de Costa Rica, y se ha monitoreado desde 1999 por medio del protocolo del programa Productividad Marino Costera del Caribe (CARICOMP). La especie dominante es el mangle rojo Rhizophora mangle. El tamaño promedio de los árboles en Gandoca es superior al de los manglares del Pacífico Norte y pueden alcanzar tamaños de hasta 15 m. El pico de productividad y producción de flores a lo largo de los años se dio en julio. La productividad del manglar disminuyó desde el 2001 y la temperatura del agua aparentemente aumentó. La biomasa (14 kg/m2 ) y densidad (9 árboles por 100 m2) en Gandoca son relativamente bajas comparados con otras manglares dentro del Programa CARI- COMP, mientras que la productividad encontrada para julio en Costa Rica (4 g/m2/día) es intermedia, similar a lo que se encontró en la mayoría de los sitios CARICOMP.

 GANDOCA MANZANILLO

La fauna de los manglares de Costa Rica, al igual que para el resto de Centroamérica y el mundo, es un elemento fundamental presente en estos ecosistemas. Lo anterior debido a que son los elementos faunísticos los que hacen que los manglares sean reconocidos como uno de los ecosistemas más biodiversos del planeta.
 Los diferentes ambientes que ofrece el manglar y las condiciones especiales presentes en los gra- dientes de salinidad y convergencia tierra-río-océano, hacen de este ecosistema uno de los más ricos en fauna del planeta. Los grupos más estudiados han sido los moluscos, crustáceos y los peces, esto debido a su gran importancia comercial. Pues la mayoría de los productos pesqueros económicamente importantes se reproducen, crecen o se alimentan en estas zonas.
 Los manglares de Costa Rica poseen una importante diversidad de moluscos. Estos moluscos de manglar, se caracterizan por habitar tanto en los manglares como en zonas asociadas a estos, inclu- yendo los estuarios y los playones arenosos, fangosos y rocosos. Son organismos que viven dentro del sustrato bajo el lodo, arena, conchas o cerca de las raíces del mangle. En su mayoría se alimentan de la materia orgánica en suspensión o del plancton. A su vez, son importante alimento para otras especies como los cangrejos, monos, pizotes, mapaches y peces. La mayoría de los moluscos estudiados representan a los moluscos de importancia comercial, como el ostión de manglar Crassostrea rhizophorae. Este lo encontramos en poblaciones naturales únicamente en el manglar de Gandoca Manzanillo, a pesar de que se ha comprobado que estas pueden crecer en otros manglares como el de Punta Morales en el Golfo de Nicoya. La piangua (A. tuberculosa y A. similis) se encuentra presente en casi todos los manglares del Pacífico costarricense y es una de las especies de mayor importancia comercial del país. Estas se ubican principalmente en la zona externa del bosque de manglar, donde la especie que predomina es el mangle rojo. Estos organismos son residentes permanentes del manglar y todo su ciclo de vida lo llevan a cabo asociados a este ecosistema. Otra especie importante de molusco bivalvo es el mejillón. Es un habitante de la zona intermareal que ocupa principalmente la orilla de los canales que dan hacia el manglar pero que puede llegar a habitar sedimentos en mar abierto. Su reproducción podría estar regulada por la salinidad y temperatura, pues los cambios en estos valores pueden regular el desove en la especie.

 LITTORINA ZEBRA

CRASSIOSTREA RHIZOPHORAE
 (Ostión)

La almeja P. asperrima es otro habitante de los manglares y se encuentra principalmente ubicada en la zona entre mareas, con densidades altas en sustratos heterogéneos con una combinación de con- chuela, arena y lodo, entremezclado con las raíces finas de mangle.

P. ASPERRINA

 La chucheca (Grandiarca grandis), es otro bivalvo que antes se encontraba en grandes cantidades en los manglares del país, sin embargo actualmente sus poblaciones se encuentran muy disminuidas. Esta especie se encuentra principalmente en los playones limoarenosos de la zona estuarina de los manglares. Otras especies de moluscos estudiados que se encuentran en los manglares de Costa Rica son los bivalvos Polymesoda inflata, Anadara grandis, los caracoles Crepidula marginalis Littorina fasciata y Cerithidea montagnei, entre más de 80 otras especies.
  En el manglar se encuentran bibalvos como Anadara tuberculosa, Anadara multicostata, Crassostrea corteziensis y Grandiarca grandis, gasteropodos como Littorina zebra y Cerithidea valida y crustaceos del género Uca y Penaeus.

ANADARA TUBERCULOSA
(Concha negra)

 Los crustáceos corresponden a otro grupo de gran importancia en los manglares. Estos son herbívoros de las hojas de mangle y consumen los detritos que los mangles u otros animales asociados al ecosistema producen, por lo que son un eslabón importante en la red trófica. Dependen del manglar para su alimentación, reproducción y de las hojas de mangle para ser exportados hacia el mar abierto . Además, son depredadores importantes de propágulos de mangle, por lo que influyen en el establecimiento y distribución de algunas especies.
 Un análisis que se hizo sobre la diversidad de crustáceos en la costa Pacífica de Costa Rica relaciona la alta biomasa de crustáceos encontrada en la zona costera con la presencia de grandes extensiones de manglar. Solo para el sistema de Térraba-Sierpe se reportaron más de 36 especies de cangrejos y camarones, representantes de 12 familias.

CANGREJOS DE MANGLAR

 Sobre otros invertebrados es poco lo se conoce, y grupos como el de los insectos, no han sido estu- diados en los manglares de Costa Rica. Muchos grupos de insectos pueden ser herbívoros importantes que consumen grandes cantidades de hojas de especies como L. racemosa y A. germinans. Además, constituyen la base alimenticia de muchas especies de mamíferos, aves, reptiles y, en algunos casos, hasta de peces. Podrían ser importantes polinizadores de especies de mangle como P. rhizophorae  y se ha reportado que existe una asociación entre las hormigas Azteca y P. rhizophorae. Basta además con observar las diferentes formaciones de manglar para notar que miles de termitas construyen sus nidos entre las especies del mangle rojo y, además, ciertas avispas y abejas son habitantes comunes de estas formaciones costeras.
Los peces son un grupo muy estudiado en los manglares debido a su importancia comercial. Al igual que para los crustáceos, los manglares son una importante fuente de alimentación, reproducción  y refugio para los peces. La gran mayoría de las especies de peces (71.9%) se encuentran en los manglares en estadíos juveniles, ya que los utilizan como sitios de crianza debido, entre otras razones, a la protección que estos le brindan contra depredadores. Sólo en el manglar de Punta Morales,  hay más de 120 especies de peces, las cuales se agrupan en diferentes categorías tróficas: planctívoros, detritívoros, carnívoros bénticos, carnívoros, pelágicas y otras categorías de carnívoros. Adicionalmente, los manglares también proveen de hojas como sustrato para que las larvas o pequeños juveniles de peces se adhieran a estos durante sus primeros días de desarrollo. En manglares como el de Tivives, Colorado de Abangares y Bebedero se reportaron 38, 48 y 37 especies de peces respectivamente. Entre ellas destacan varias especies de tiburón, mantarayas, jureles, robalos, pargos, roncadores y lisas.

RIVULUS MARMURATUS
 (Pez almirante)

 En el Caribe la presencia de peces en la Laguna de Gandoca ha sido también objeto de estudio. Destaca la presencia del sábalo Megalops atlanticus, pues aquí se encuentra uno de los principales criaderos de la especie.
 Los peces más característicos son: Ariopsis Seemanni, Ariopsis dovii, Ariopsis osculus, Cathorops tuyra y Cathorops steindachneri.

ARIOPSIS SEEMANNI

 Al igual que en el resto de los manglares del planeta, las aves son otro grupo muy biodiverso en los manglares de Costa Rica. La avifauna de los manglares cumple diversos papeles tróficos, pues ésta se alimenta de insectos, moluscos, cangrejos, camarones, peces, carroña, néctar, semillas y frutas que son proporcionadas por el ecosistema de manglar. Los manglares son también importantes sitios de anidación para múltiples especies, principalmente de la reinita de manglar Dendroica petechia xanthoera, la cual es exclusiva de los manglares, entre otras. Adicionalmente, los manglares son refugio de especies migratorias. Inclusive en algunos casos los manglares alojan más aves migratorias que muchos otros há- bitats terrestres. Es posible que por su amplia distribución geográfica en el geotrópico y su particular respuesta a los factores hidrográficos, los manglares alojan movimientos migratorios a gran escala más que otros hábitats neotropicales. Inclusive se ha observado que en algunos ca- sos los manglares podrían estar cumpliendo un rol complementario, dado que las aves se mueven entre ellos según la disponibilidad de alimento. Pues la abundancia de alimento para las aves insectívoras varía en los manglares dependiendo de las condiciones hidrográficas, de precipitación, del rango de mareas y de los patrones de inundación.


 Algunas de las especies de aves que se encuentran en los manglares son la lapa roja (Ara macao), co- librí de manglar (Amazilia boucardi), la lora nuca amarilla (Amazona auropalliata), el pájaro estaca (Nytibius griseus), la espátula rosada (Ajaia ajaja), la garza tigre (Tigrisoma spp.), el chocuaco (Cochlearis cochlearius), los martín pescador (Ceryle spp., Chloroceryle spp.), diversas aves rapaces como el gavilán cangrejero (Buteogallus autracinus) y el halcón peregrino (Falco peregrinus), entre muchas otras.
  El colibrí de manglar (Amazilia boucardi), vecino de los manglares, habita solamente en Costa Rica, es endémico. Otras especies avícolas son: Phalacrocorax olivaceus, Fregata magnificens, Pandium hallaetus y el gavilán de manglar (Buteogallus subtilis).

AMAZILIA BOUCARDI
(Colibrí de manglar)

 Los mamíferos son también un grupo importante que habita en los manglares costarricenses, entre ellos podemos mencionar los monos cariblanca (Cebus capucinus), congo (Allouata palliata) y ardilla (Samiri oesterdii). Estos se alimentan de muchos de los productos del manglar, como bivalvos, insectos y los azúcares que se encuentran en los propágulos de P. rhizophorae. En el caso particular del mono ardilla, su distribución es muy limitada. De hecho, de los manglares de la costa Pacífica, sólo es observado en Térraba-Sierpe. En este mismo manglar se han observado otras especies de mamíferos como el perezoso de tres dedos (Bradypus variegatus), así como los mapaches (Procyon spp.) y los pizotes (Nasua narica), quienes se alimentan de moluscos del manglar. Otras especies menos comunes que también habitan en estas zonas son el serafín de platanar (Cyclopes didactylus), el tolomuco (Eira barbara), el perro de agua (Lutria sp.), y en algunos pocos casos el manigordo (Felis pardalis) . A pesar de que se reconocen varias poblaciones de diversas especies de mamíferos que habitan en los manglares, este grupo ha sido muy poco estudiado.
 Los roedores son habituales en el manglar, aunque poco estudiados. Destaca el Oryzomys palustris, que como tiene la habilidad de escalar, el manglar puede resultarle un buen hábitat. Además se alimenta de cangrejos, muy abundantes, como el Ucides occidentalis. Otros mamíferos característicos son: Vampirum spectrum, Allouatta palliata y Didelphis marsupialis.

ORYZOMYS PALUSTRIS
VAMPIRUM SPECTRUM
  
 Sobre los anfibios y reptiles de los manglares de Costa Rica la información existente es sumamente escasa. Se conoce de la presencia de importantes poblaciones de cocodrilos y caimanes asociados a las áreas de manglar. Así como se han observado iguanas y garrobos que habitan en estos ecosistemas  y varios tipos de culebras, entre ellas la boa (Boa constrictor), las bejuquillo y corales verdaderas y corales falsas, así como una importante población de la rara especie de boa (Corallus sp.) que habita en el manglar de Térraba-Sierpe.
 En cuanto a los anfibios que habitan en el manglar no existe ningún estudio hasta la fecha que se haya desarrollado en los manglares de Costa Rica, aunque por observaciones personales se conoce que estos habitan este ecosistema.
 En cuanto a las algas que se pueden encontrar en los manglares destacan cuatro: las algas rojas, (Bostrychia pinnata), (Caloglossa stipitata) y (Caloglossa leprieurii),  y el alga verde, (Rhizoclonium riparium).
 RHIZOCLONIUM RIPARIUM


PAPEL DE LOS MANGLARES

Aparte del evidente papel ecológico que los manglares cumplen al ser hábitats de cuantiosas especies, estos cumplen una función fundamental como transportadores de carbono y nutrientes desde la tierra firme hasta el océano y viceversa. De esta forma contribuyen en el sostén de las cadenas alimenticias de la zona costera en general. Adicionalmente, por contener una importante cantidad de biomasa, estos no solo transportan nutrientes, si no también son una fuente importante de nutrientes y carbono.
Su ubicación entre la tierra y el mar les confiere un papel especial como zonas de “amortiguamiento”, ya que estos ecosistemas protegen a la zona costera tanto contra la erosión como contra huracanes . A su vez, esta misma ubicación y su compleja estructura hacen que estos sean ecosistemas “filtros” pues retienen una gran cantidad de sedimentos que podrían poner en riesgo la calidad de los otros sistemas costeros. Al hacer esto, los manglares también son importantes formadores de tierra, la cual colonizan y extienden de esta forma los límites de la zona costera.

Este ecosistema se destaca por su alta productividad y producción de materia orgánica. Promueven la biodiversidad ya que sus raíces sumergidas proveen habitáculo y refugio para una rica fauna de peces, mamíferos e  invertebrados. Los manglares tienen un alto valor ecológico y económico ya que actúan como criaderos para muchos peces y mariscos. Muchos de estas especie nacen en ecosistemas cercanos como praderas de yerbas marinas o arrecifes de corales y sus larvas y juveniles se desarrollan bajo sus raíces Por lo que son fundamentales para el hombre ya que aseguran la sustentabilidad de la industria pesquera. Albergan y proveen áreas de anidaje a un número considerable de especies de aves residentes y migratorias, vulnerables o en peligro de extinción.  Protegen las costas contra la erosión y las marejadas ocasionadas por los huracanes. Atrapan sedimento y hojarasca entre sus raíces y ayudan a rellenar y recobrar terreno. Son importantes para la educación e investigación científica. Además son usados para la recreación pasiva y actividades turísticas.  Aun conociendo todos los beneficios el 75% de los mangles han sido destruídos y los que quedan están en peligro de desaparecer.

 La destrucción de los manglares en Costa Rica se debe principalmente a proyectos turísticos en las playas o por el desarrollo de la agricultura lo que siempre cambia la naturaleza del ecosistema marino circundante.


5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias. Si te refieres al autor del blog, te comento. Me llamo Antoni y soy de Valencia (España), aunque mis hijos nacieron en Costa Rica. La pasión que tengo por Costa Rica es inmensa y si con este blog contribuyo a dar a conocer su riqueza y a conservarla, me sentiría muy satisfecho. Hay mucha gente que me sigue y lo agradezco mucho, ya que el trabajo que lleva este blog es muy intenso e intento hacerlo lo mejor y más completo posible. Un saludo.

      Eliminar
  2. Sí gran trabajo, pasé por aquí buscando información sobre manglares y específicamente de conchas negras. Soy cocinero y propietario de restaurante en Lima Perú, gracias y felicidades Antoni.

    ResponderEliminar
  3. Se aprecia el profesionalismo y alto nivel científico de tu Blog, Antoni, así como tu gran sensibilidad estética. Una página que hallé casi que por accidente mientras buscaba información sobre el manglar de Guacalillos, Pacífico Central de Costa Rica. Soy Guía turístico laborando para Swiss Travel Service, y te agradzco lo mucho que me has enseñdo con todo este tu magnífico trabajo. La calidad de las imágenes y efectos del Blog tienen ese sabor ecológico y conservacionista que nosotros queremos y buscamos, y hasta los efectos de sonidos naturales son una invitación a estar 'pegados' a tus páginas por horas y noches enteras.
    ¡Felicidades por este gran regalo que nos haces de corazón a todos los ticos! ¡Y ahora me dedicaré a regar la noticia entre mis compañeros Guías! ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Establecer una clasificación de ecosistemas no es una tarea fácil, ya que los mismos no son unidades discretas, sino que existen zonas de transición producto de los cambios entre las diferentes variables abióticas. Aun así, los científicos han establecido diferentes sistemas para la clasificación de los ecosistemas terrestres utilizando diversos parámetros bióticos y abióticos que son utilizados en Costa Rica. No existe, pués, un sistema oficial único para el país.

Seguidores