sábado, 7 de enero de 2012

BOSQUE SEMIDECIDUO

Los bosques semideciduos se encuentran sobre formas de sedimentación de origen marino (calizas amorfas y relictos arrecifales), topografía de moderada a accidentada, pendientes de 10-30% y suelos  poco profundos y muy rocosos. Tienen rocas superficiales, de colores claros, en bloques agrietados, cavernosos o ambos. Aproximadamente el 20% de las especies pueden presentar contrafuertes basales o gambas reducidas, la mayoría de los troncos son cilíndricos y uniformes. Las hojas predominantes son mesófilas y de tectura más bién coriácea.

 BOSQUE SEMIDECIDUO

 El clima es el principal factor que influye en la distribución natural de la vegetación. El tipo de clima dominante da origen al bosque tropical  semideciduo, las plantas experimentan deficiencia de agua y la mayor parte del arbolado del dosel pierde su follaje, una de las características principales es la presencia de únicamente dos estratos.
 El dosel superior de árboles está usualmente entre los 20-30 metros de altura, con árboles emergentes, copas amplias y fustes bien conformados debido a que usualmente no existe contacto entre las ramas por ser especies de excelente auto poda. Hay un estrato subordinado de unos 8-20 metros, con copas más abiertas y fustes menos regulares, algunas especies se caracterizan por presentar forma abombada  como ceiba (Ceiba petandra) para guardar agua, otras poseen espinas (Acacia ssp. y los cactus) y otras han desarrollado copas en forma de sombrillas para hacerse su propia sombra.

CEIBA PETANDRA 
(Ceiba)
 
 En las corrientes de agua, viven numerosos organismos, como las algas y los invertebrados  que supone el caldo de cultivo para que peces, aves y mamíferos se alimenten.
 Esta formación presenta un dosel muy cerrado, lo que no permite el establecimiento de un sotobosque arbustivo y de herbáceas, no se encuentran especies forestales comerciales, pero sí de importancia ecológica, como la especie de almendro de río, que alimenta a aves como loras copete amarillo y chocoyos de la zona, el guácimo que alimenta ardillas y también loras. Otras especies presentes en el ecosistema son: Guácimo de ternero (Guazuma ulmifolia), Tempisque (Mastichodendron camiri), Guanacaste blanco (Albizia niopiodes), Jiñocuabo (Bursera simarouba), Muñeco (Cordia bicolor), Papaturro (Coccoloba sp.), Manzanillo (Hippomane mancinella), Carao (Cassia grandis), Sardinillo (Tecoma stans), Coyol (Acrocomia vinifera) y Cedro (Cedrela odorata), entre otras.

 CASSIA GRANDIS 
(Carao)

 Las localidades más representativas son: Cerros de Piedra Blanca, Paloverde y Guanacaste

2 comentarios:

  1. clasias por las informaciones se lo agradesco mucho

    ResponderEliminar
  2. Con mucho gusto. En estos momentos estoy trabajando en nuevas entradas y pronto las publicaré. Un saludo.

    ResponderEliminar

Establecer una clasificación de ecosistemas no es una tarea fácil, ya que los mismos no son unidades discretas, sino que existen zonas de transición producto de los cambios entre las diferentes variables abióticas. Aun así, los científicos han establecido diferentes sistemas para la clasificación de los ecosistemas terrestres utilizando diversos parámetros bióticos y abióticos que son utilizados en Costa Rica. No existe, pués, un sistema oficial único para el país.

Seguidores