miércoles, 12 de octubre de 2011

BOSQUE SECUNDARIO EN ESTADO TARDÍO

Constituye un estado de evolución progresiva hacia el bosque con dominio de Quercus y los bosques ribereños. Se localiza, de forma general, en los fondos de valles y microdepresiones planas y constituyen comunidades de 15 a 20 años de edad. En algunas ocasiones el Quercus oleoides domina en más del 50%.

BOSQUE SECUNDARIO EN ESTADO TARDÍO

BOSQUE SECUNDARIO DE CORCOVADO

 Los estratos son dos, el primero y más alto alcanza 8 metros de altura, con una cobertura de un 64%, con árboles como el Quercus oleoides, Luehea semannii, Ficus sp., Croton reflexifolius, Guazuma tormentosa, Hymenaea courbaril, Lonchocarpus rugos, L. orotinus, Eugenia sp, Muntingia calabura y Cochlospermun vitifolium. El segundo estrato es de 1,5 a 2 metros de altura, su cobertura arbustiva varía de un sitio a otro, en ocasiones es abierta pero formada por especies muy espinosas, como Bactris sp, Acacia spadicigera, Bromelia wercklei y Xilosma flexuosum; en otros sitios por el contrario, es muy densa e impenetrable. Se observa un importante número de especies de Enterolobium cyclocarpum, Dalbergia retusa, Hymenaea courbaril, Quercus oleoides, Bombacopsis quinatum que llegan a alturas de 5 a 7 metros.

MUNTINGIA CALABURA

Generalmente, estos bosques, son producto del abandono de la agricultura, por lo general situados en terrenos de baja productividad agropecuaria y en laderas. Por falta de conocimiento sobre su ecología y las posibilidades para su manejo, y debido también a algunos impedimentos de carácter socio-cultural, los bosques secundarios no se han considerado como parte del recurso forestal productivo. Se estima que aproximadamente la mitad de las especies presentes en los bosques secundarios son comerciales. Además, el área basal de las especies comerciales aumenta de manera proporcional a la edad, alcanzando valores aproximados de 20 metros cuadrados por hectáreas entre los 15 y 20 años de edad. Por el contrario, el área disminuye. Alos 16 años, entre 60 % y 80 % del área basal corresponde a especies comerciales. Los resultados confirman que estos bosques tienen un alto potencial productivo, ya que predominan las especies comerciales, tanto en numero de árboles como en área basal.

DALBERGIA RETUSA

La mayoría de las especies comerciales presentes pertenecen al grupo ecológico de las heliofitas durables. Por otra parte, algunas de las especies denominadas esciofitas parciales, ya están presentes desde temprana edad, y van aumentando en numero de árboles por hectárea proporcionalmente a la edad. Estos dos grupos ecológicos dominan la composición de los bosques secundarios estudiados y forman el recurso base para el manejo y el futuro aprovechamiento de los mismos. Debido a que en los secundarios por lo general no se realizan ningún tratamiento silvicultural, la creciente competencia entre los árboles produce una disminución del crecimiento diametrito anual. Naturalmente, las especies no-comerciales durante los primeros seis años crecen de forma mas acelerada que las especies comerciales, en razón de la alta exposición a la luz y a una competencia sumamente fuerte entre los árboles.

1 comentario:

  1. Me parece una publicación poco responsable. Si las consocietas de bosques primarios son pobres en especies valiosas ¿Cómo va a tener riqueza un bosque secundario? ¡Claro! Son tan pocos los forestales que sabemos sobre masas forestales primarias, que cualquier irresponsable puede hablar mentiras que, en última instancia, pasan desapercibidas porque tienen que pasar, por lo menos, cincuenta años para darse cuenta que lo dicho eran mentiras o alucinaciones oníricas de un profesional de escritorio que va de paseo al bosque y después se pone a elucubrar insensateces. En esos cincuenta años, tanto el mentiroso, como el engañado ya murieron y nadie puede comprobar la mentira, con la diferencia que el mentiroso tuvo sueldo para decir mentiras y el engañado murió en la miseria.

    ResponderEliminar

Establecer una clasificación de ecosistemas no es una tarea fácil, ya que los mismos no son unidades discretas, sino que existen zonas de transición producto de los cambios entre las diferentes variables abióticas. Aun así, los científicos han establecido diferentes sistemas para la clasificación de los ecosistemas terrestres utilizando diversos parámetros bióticos y abióticos que son utilizados en Costa Rica. No existe, pués, un sistema oficial único para el país.

Seguidores